Futuro o pasado, pasado o presente.

Mucho que reflexionar y poco que enaltecer.

Recuperar la esperanza de culminar con un gobierno  democrático, congruente y con calidad moral en nuestro municipio parece haberse oscurecido. Por diferentes medios se han visto escenas de un ejercicio político desgastado por sus actores y por  sus acciones que han derivado en la corrupción, en donde solo optan  por el propio beneficio sin pensar en una mayoría que espera resultados enfocados en su trabajo de gobierno.

Desde meses anteriores al inicio de las campañas electorales, Escuinapa presentó inestabilidad política y democrática, partiendo de la forma de elegir a  quienes serían los representantes para la alcaldía.

La incongruencia de querer gobernar para contribuir en el beneficio de la sociedad pronto se reflejó,  los candidatos elegidos por el PRI y el PAN ya ocupaban un puesto público y de nuevo contendieron, olvidándose del compromiso principal: “cumplir de principio a fin con su administración”, situación que  no permitió que la ciudadanía evaluara su trabajo.

El abandonar un cargo público para reelegirse tiene consecuencias en la sociedad, punto clave fue el voto de castigo que se dio en este proceso electoral y que ya se ha dado en elecciones anteriores.

Solicitar licencias indefinidas o definitivas con la intención primero de contender y después de querer regresar a su cargo al no ganar la elección y porque la ley lo permite (Constitución Política del Edo. de Sinaloa, Arts. 43, 50 y 125), muestra de manera clara que la acción política en el municipio  se encuentra inmersa en una crisis de credibilidad, partiendo de la descomposición y el ejercicio inmoral.

Y esto no es un rumor, visiblemente se observa en los actuales actores políticos, como ejemplo la Doctora Francisca Ayón que ya regresó al Congreso de Estado para continuar como Diputada local, la Dra. Claudia Tiznado  quien hace unos días retomó su función como Síndica Procuradora y Hugo Enrique  “El Yiyo”,  quien este ya declaró estar dispuesto a regresar a la presidencia municipal, aunque su calidad moral y  de credibilidad se devalúe aún más, pues hay que recordar que  en entrevista vía telefónica en conocido medio informativo  declaró no regresar al cargo.

http://www.lineadirectaportal.com/movil/publicacion.php?id=368665

Conservar un clima de civilidad y consideración, es un compromiso de las actuales figuras políticas.

Se puede predecir qué Gobierno Municipal sigue anclándose en la corrupción y en la falta de iniciativa para saber gobernar una sociedad que grita el hartazgo y la necesidad de tener un gobierno democrático, congruente y equitativo.

 

 

 

 

0 Comments

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: