Celebran Enfermería con misa de Acción de Gracias en la Parroquia de Santa Rosa de Lima

* Amplia agenda de actividades con motivo de la Semana de la Enfermería en el Hospital General de Culiacán concluye con un programa especial y la cena baile el sábado 11 de enero

Culiacán, Sinaloa.- Para celebrar a los ángeles blancos del Hospital General de Culiacán se ofició una misa de acción de gracias en la Parroquia de Santa Rosa de Lima, primera santa y Patrona de América Latina que se dedicó con abnegación y sacrificio al servicio de los pobres y los enfermos creando un espacio de enfermería en su humilde casa para atender a las personas que más la necesitaban.

El Párroco Samuel Edel Félix Marín destacó el papel que desempeñan los ángeles blancos de la enfermería por su solidaridad y amor al prójimo. “Ustedes son como una lámpara encendida que ilumina al paciente con su amor y calidez. Pido por ustedes, enfermeras y enfermeros, pido por cada una de sus familias a las que también se deben, y por el servicio que brindan por el bien de sus semejantes”, expresó.

Apuntó el valor de que esta celebración coincida con la Epifanía que representa la manifestación de Jesús ante el mundo y su adoración por los Reyes Magos. Su comentario lo hizo en el marco de un recinto religioso que lucía dos grandes árboles navideños con hermosas decoraciones, rosas rojas, nochebuenas y la bella representación del nacimiento de Jesús. Más allá de la Navidad, las otras dos Epifanías de Jesús son ante San Juan Bautista en el Jordán y ante sus discípulos y comienzo de su vida pública con el milagro de las bodas en Caná de Galilea, cerca de Nazaret, tierra de Israel.

En la Semana de la Epifanía, el Párroco Samuel Félix dijo con humor que la Epifanía no es el maratón Guadalupe-Reyes sino el periodo Guadalupe-Candelaria y no se trata de comer sino de fe. “Somos trinitarios, creemos en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo”.

Explicó que cuando una persona se gradúa en enfermería cumple con el ritual del Paso de la Luz que tiene su origen en la madre de esta profesión Florence Nightingale, a quien se recuerda como “la dama de la lámpara” por hacer rondas nocturnas portando una pequeña lámpara para ayudar a los heridos en combate durante la Guerra de Crimea. De la misma manera, dijo, en el periodo Guadalupe-Candelaria existen tres luces que se identifican con la profesión de la enfermería.

La primera es la luz de madre de la Virgen de Guadalupe que representa el amor en el interior de cada enfermera que lucha cada día por vencer a la oscuridad y el aceite de la lámpara es su motivación. “Hay días oscuros que enfrenta el profesional de la enfermería por cansancio, desgaste laboral, dolencias, problemas y exigencias de su vida personal, pero una vez que pasa la tormenta viene la tranquilidad. El cielo estrellado representa el amor de la madre que permanece en la familia que siempre te espera”, comentó.

La segunda luz es la epifanía de los reyes magos porque Melchor, Gaspar y Baltasar se dejaron guiar por la estrella de Belén y así como ellos obsequiaron oro, incienso y mirra al Niño Dios, las enfermeras y los enfermeros brindan, en cada encuentro con el otro, su conocimiento, palabra, tacto y tiempo con amor. “Para los reyes magos fue una estrella, para ustedes es la familia que los espera en casa o ese ser especial que te motiva a dar todo por los demás”, aclaró.

“El mundo vio un niño pero los reyes magos vieron la epifanía, la manifestación de Dios. De la misma manera, las enfermeras y los enfermeros ven más allá de la enfermedad: ven una persona con sueños e ilusiones, y así como los reyes dieron oro, incienso y mirra ustedes ofrecen su tiempo, amor, dedicación y trabajo, es un glorioso intercambio ¡no permitan que el mundo les robe su luz!”, enfatizó.

El sacerdote Samuel Félix explicó que cada enfermera que brinda su servicio a un paciente celebra la luz al compartir su corazón brindando atención al plan humano de Dios. Es una luz que, como la cofia blanca, también representa  la sencillez, el servicio, la abnegación y la paciencia. Así como las líneas horizontales y verticales de la cofia hablan del profesionalismo y jerarquías o especialidades, sus picos –al igual que la epifanía- simbolizan sinceridad, misericordia, combatir el pecado, humildad, justicia, vivir sin malicia, espíritu de servicio y ser capaz de sufrir. “La enfermera es una profesional que se entrena, capacita, conoce la teoría y tiene el conocimiento que brinda con amor y calidez en cada abrazo y al escuchar. Es una luz que comparte con el otro, que ilumina y tiene un impacto en otra persona, es una luz que crece cuando el personal de enfermería brinda además consuelo al que sufre dolor y atiende esas emociones que surgen del vacío existencial. Cada encuentro con el otro es una nueva experiencia que no debe ser a medias tintas sino que la luz siempre tiene que ser completa”, afirmó.

La tercera luz es la Virgen de la Candelaria cuyo nombre de origen latino viene de candil o candela que significa “vela de cera” o “luz”. La Virgen de la Candelaria o Nuestra Señora de la Purificación hace referencia al momento que la Virgen María lleva a su hijo Jesús al Templo para presentarlo a los sacerdotes a los cuarenta días de su nacimiento, es el momento también de la Purificación de María. Del 25 de diciembre al 2 de febrero son cuarenta días. “El potencial de cada enfermera o enfermero enciende la luz y por eso celebrar en este templo a la enfermería es más especial porque Santa Rosa de Lima fue una mujer que atendió a los enfermos sin ser monja, una mujer como ustedes que hizo de su casa un primer hospital y fue la primera mujer en toda América hecha santa”, subrayó.

“Enfermera o enfermero graduado lo es para toda su existencia porque eligió prestar su vida para sus semejantes que, aunque aparentemente sea un desconocido siempre hay algo especial en el otro y eso no tiene precio porque es la gracia de Dios que viene a nosotros”, reflexionó el párroco Félix Marín antes de rogar al Señor por aquellas enfermeras y enfermeros que han partido ya a la gloria eterna.

El ofertorio fue un momento especial en la misa en el que algunos fieles llevaron regalos al altar como una ofrenda a Dios. Entre las ofrendas eucarísticas estuvieron canastas de frutas y flores. La Doctora Servanda Zazueta Zazueta, jefa del departamento de enseñanza de enfermería entregó una de esas ofrendas y recibió la bendición del párroco.

En la misa estuvo presente Beatriz Adriana Sosa Montoya, jefa de enfermeras del Hospital General de Culiacán y la Profesora Arcelia Prado Estrada, secretaria general de la Sección 44 de Trabajadores de la Secretaría de Salud, una de las feligresas que se acercó a comer la sagrada hostia.

Las enfermeras y enfermeros católicos dieron gracias a Dios orando en silencio, a viva voz y cantando en una misa en que los cánticos alabaron el nombre de Dios. En la misa dieron lectura a la primera carta del apóstol san Juan: “Quien cumple sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él. En esto conocemos, por el Espíritu que Él nos ha dado, que Él permanece en nosotros”. También se mencionó el santo Evangelio según San Mateo: “Su fama se extendió por toda Siria y le llevaban a todos los aquejados por diversas enfermedades y dolencias, a los poseídos, epilépticos y paralíticos, y Él los curaba”.

SEMANA DE LA ENFERMERÍA EN EL HOSPITAL GENERAL DE CULIACÁN

El año 2020 inició con un intenso programa de actividades para celebrar la Enfermería en el Hospital General de Culiacán que concluirá el sábado 11 de enero con la Cena Baile de Enfermería en el Salón Venecia.

El sábado 11 de enero, las enfermeras Sonia Elizabeth Reyes Sierra, Jefe del servicio de Urgencias Pediátricas y Cristian Lilian Sainz García, adscrita al Hospital Pediátrico de Sinaloa, abordarán el tema: “Cuidemos a los niños: evitemos la sala de urgencias”.

Anteriormente, el sábado 4 de enero, el enfermero Israel Loaiza Bojórquez y las enfermeras Servanda Zazueta Zazueta y Eleazara Tejada Rangel participaron en el programa especial: “Pasado, presente y futuro de la enfermería: una aptitud constante”.

El lunes 6 de enero fue el evento conmemorativo en el que se rindió homenaje al personal de enfermería en el auditorio del Hospital General de Culiacán con la presencia del Secretario de Salud Dr. Efrén Encinas Torres y su señora esposa, la Dra. Mireya Lucina Rodríguez Gutiérrez de Encinas, presidenta del Voluntariado Estatal de la Secretaría de Salud de Sinaloa. Como anfitrión encabezó el evento el director del hospital, Dr. Aarón López Monge y estuvieron también presentes el Dr. Víctor Hugo Sánchez Malof, Subsecretario de Atención Médica y la Maestra en Ciencias Aleida Leticia AcevesFlores, Directora de Calidad en la Atención Hospitalaria en el Estado de Sinaloa. El ambiente fue más emotivo con la intervención musical del especialista en hematología Dr. Carlos Alberto Valdez Cerda y su paciente José Carlos Gil en un auditorio lleno donde el publico los siguió tarareando y aplaudiendo sus canciones.

López Monge dijo en su mensaje:

“Queridas enfermeras y enfermeros, todos conocemos la forma de trabajo y organización que les caracteriza, sabemos de su destacada labor al consagrar su vida  a una tarea especialmente noble al atender, cuidar y procurar de manera directa la salud de los pacientes, al compartir esos sentimientos de dolor y de esperanza, de alegría y de frustración, de amor y de solidaridad en las situaciones más extremas de la vida desde el nacimiento hasta la muerte con una entrega irrestricta al servicio de los demás”.

Video de la misa completa que ofició el Párroco Samuel Edel Félix Marín para el personal de enfermería del Hospital General de Culiacán en la Parroquia de Santa Rosa de Lima. Primera Parte.

Video de la misa completa que ofició el Párroco Samuel Edel Félix Marín para el personal de enfermería del Hospital General de Culiacán en la Parroquia de Santa Rosa de Lima. Segunda Parte.

0 Comments

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: